A Francia Entró En Agua De Nubes Con Sal.

Hoy quiero traer hasta aq el motivo que demuestra la procedencia de vuestra herencia.

                                                                                                                                                                       Un pensamiento.

          Terroristas Yihadistas o cobardes sin escrúpulos. Yo no tengo ninguna duda.

                                                                                                                                                                                  Un motivo.

Tiempos enrarecidos, locura, disertar de los sentimientos de los pueblos, huida precoz de las almas, xenofobia a las otras razas, imposición, imperativo mecanismo de autodefensa ante el vacio interior y la quiebra de la autoestima, hileras de seres de papel transparentes, ocurrencias recurrentes, atentados contra los semejantes, campos de amapolas arrasados, soledades y desiertos, mazmorras para los años, crímenes de antes de unas guerras pues anteriores se gestaron; y fue la semilla del desasosiego de un primer ser desnutrido de herramientas emocionales quien nos ocupó la sensatez, fueron infinitas carencias, fueron seis millones de registros frustrados de sus sueños secuestrados por ese único ser con medio bigote como pegado a la cara que le delataba las intenciones de un lenguaje corporal anunciado que no supimos ver.

Posdata.

Siempre os recuerdo cuando os sumerjo en un palito de incienso antes de la salida de cada templo desde los puntos más remotos de un oriente. Si, es desde esta lejanía que aún me doléis más; antes y después. Sí, es cuando piso occidente que os beso la frente y me sabéis a mandarina recién mondada alrededor de este sentimiento anaranjado que se me queda apegado a la piel por entre la arena que desciende y el azul de una visión que os lleva hacia la cima del aura.

Rafael.

Sí. Agua de nubes con sal; no se necesita más para llevarse al fardo e ir al faro de Alejandría pasando por Haifa al peregrinar. 

De Iñaki.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *