A sabor a oriente.

Navegando río arriba entre flores de loto, hojarasca y reflejos ondulantes que me llevaban de camino hacia la cuna de la pagoda.

DSC01490

Obertura a ras de suelo, donde a pie descalzado en la misma orilla abierta a su forma erosionada, entrega la primera oportunidad de comenzar a descender hacia esta enorme caverna natural como a un punto de encuentro en el que será posible entremezclarse por entre algunos de los peregrinos del sudeste Asiático.

DSC01552

De nombre sugerente, atractivo y de rasgos enamoradizos, la pagoda del Perfume se hunde en las entrañas y nace de la mano de la madre naturaleza en el mismo corazón de la abovedada gruta que yace bajo el vientre de una montaña. 

DSC01585

Resulta casi imposible no quedarse impregnado de sabor a oriente mientras te envuelve este caudal de siglos con sus cientos de historias y de muchas otras misteriosas leyendas vaciadas en el ambiente como si fuesen voces remanentes atrapadas aquí para siempre.

DSC01591

Rafael de Iñaki.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *